Avisar de contenido inadecuado

Los revolucionarios y los principios

{
}

 

Los revolucionarios y los principios 

“La atomización del individuo no es, pues, más que el reflejo en la conciencia del hecho de que las «leyes naturales» de la producción capitalista han abarcado el conjunto de las manifestaciones vitales de la sociedad y de que —por primera vez en la historia— toda la sociedad está sometida (o tiende, al menos a ser sometida) a un proceso económico que forma una unidad, que el destino de todos los miembros de la sociedad está regido por leyes que forman una unidad”. Luckas

Decía Marx que los revolucionarios no pueden negociar los principios, -criticando a Lassalle su condición de oportunista- y es precisamente esto lo que ha ocurrido, desde que el estalinismo, (fenómeno autoritario socio-partidario-estatal)- se posiciono como la fuerza sectaria predominante en el partido de los bolcheviques, y se apropiaron del control autoritario de la burocracia del estado soviético, haciendo que los partidos a nivel internacional, sean departamentos del servicio de inteligencia y de represión, funcionales a los intereses del estalinismo, llevando a quebrar el principio revolucionario de los partidos comunistas a nivel mundial, que se olvidaron de Marx y se acordaron “del envase etiquetado” de la teoría, sin su contenido científico e histórico, para medrarlo en el personalismo y el culto a la sin razón, cuando que la ciencia marxista es la razón en su mas alta expresión de la dialéctica, como método de análisis y proyección revolucionaria en la sociedad, en el desarrollo cultural, tecnológico y científico.

El solo hecho de leer y desarrollar el contenido del manifiesto comunista nos da el contexto real de lo que representa el capitalismo, --en su momento mas critico, crisis del post petróleo--, y del papel que debemos de asumir los revolucionarios de la clase obrera y campesina, como el centro esencial de la lucha por la conquista de la sociedad socialista, en la construcción cultural de la nueva fuerza y del nuevo orden mundial revolucionario, y del salto cualitativo en la búsqueda de consolidar al sujeto histórico, al proletariado urbano y campesino.

El manifiesto del partido comunista, escrito hace mas de 150 años explica lo que esta sucediendo en el mundo, incluidos fenómenos como la globalización y la concentración monopólica del capital.

El marxismo parte del concepto de la economía mundial, como una potente realidad con vida propia, creada por la hegemonía de la civilización del capitalismo, en su proceso de cenit del post petróleo, anulando naturalmente la ilusión nacional de la economía y del papel de la burguesía nacional, imponiendo el modelo de apropiación a nivel del mercado mundial, es la expresión radical del egoísmo del capital, que no puede tener coincidencia con el socialismo científico, pues es su contrario, es la lucha de los contrarios entre la ética de la explotación y la ética de la destrucción de esa explotación y anular el papel destructor del avance monopólico de la civilización del capital, que va matando al planeta.

Solo la fuerza de los trabajadores urbano y campesino, en organización y coordinación de un partido revolucionario, lograremos una fuerza que nos de la capacidad de conquistar el poder y proyectarlo a los países del continente latinoamericano y terminar con el concierto de destrucción y catástrofe capitalista.

No existe el capitalismo norteamericano, ni el europeo, el asiático, africano, o el latinoamericano, el capitalismo como civilización es un todo, y como tal, se manifiesta y logra imponer sus designios, la lucha de los contrarios, necesita que las partes se conviertan en un todo, y llevar hasta el cenit la disputa y definir el poder en la confrontación entre dos polos. “…las burguesías autóctonas han perdido toda su capacidad de oposición al imperialismo –si alguna vez la tuvieron- y sólo forman su furgón de cola. No hay más cambios que hacer: o revolución socialista o caricatura de revolución". (Ernesto "Che" Guevara, Mensaje a los pueblos del mundo a través de la Tricontinental.

No se trata de contemplar el pasado sino construir el futuro, y este futuro lo construye el proletariado (obreros urbanos y campesinos), con su organización revolucionaria y que debe constituirse en vanguardia en el trabajo diario de la formación política del trabajador, no existe la vanguardia por la simple ilusión de denominarse comunista, sino que es el resultado del calor sistemático de las masas trabajadoras, y la clara definición de clase y defensa de la lucha de clases y de la dictadura del proletariado, como transición entre la conquista del poder y total anulación de la fuerza de la burguesía contra revolucionaria; es aquí la fuerza social y moral de la revolución y del papel que debemos asumir como marxistas, y continuador del leninismo.

Hasta la llegada del marxismo como ciencia, el estudio histórico como contemplación del pasado, sin explicar su influencia en el presente y en el futuro, por ello el aporte trascendental de Marx en el materialismo histórico, como parte del todo revolucionario de la dialéctica del hombre-trabajador, como sujeto de su conciencia de clase y no como objeto de la explotación, aturdida por la clerecía y el miedo a lo conocido y desconocido.

En el presente el capitalismo hace uso y abuso de su fuerza en la demostración de su “invencibilidad”, por la sencilla razón de su quiebre y cenit, es la ultima etapa de la civilización del capitalismo, el militarismo, el armamentismo, el control social, la estupidización del mundo, a través de la conciencia feliz, son resultados de su crisis final.

Por ello, la clase explotada debe y necesita de la confrontación con el capitalismo-imperialismo, para proyectar la fuerza de los trabajadores como la salida de la barbarie capitalista.

La actitud de todos los revisionistas y reformistas, lleva al bastardeo ideológico y le da pie al capitalismo, en su ilusionismo constante, de seguir siendo el poder mundial, traicionando los principios del socialismo científico.

El comunismo como evolución revolucionaria del socialismo científico, debe ser la meta de la revolución, para lograr esa meta, ya contamos con la experiencia del estalinismo, que ha demostrado con creces, lo que no debe ser y lo que no es socialismo científico y mucho menos desarrollo de la revolución de la clase explotada. El estalinismo es el fascismo de izquierda, como fenómeno autoritario socio-partidario-estatal.

Las condiciones objetivas para la revolución son históricas, por ello la transformación de la sociedad capitalista al socialismo científico es un proceso histórico, que debe ser trabajado y construido por las vanguardias en su lucha por tener el control de los medios de producción y aplicar la máxima de Marx “del reino de la necesidad al reino de la libertad”, el socialismo es la libertad y la vida, el capitalismo es la nada, es la muerte.

 “…la burguesía no ha forjado solamente las armas que deben darle muerte; ha producido los hombres que empuñaran esas armas, los obreros modernos, los proletarios” (Manifiesto del Partido Comunista, C. Marx, Engels)

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Los revolucionarios y los principios

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre