Avisar de contenido inadecuado

La nueva estrategia militar de EEUU tiene otras prioridades

{
}

16/2/2011

La nueva estrategia militar de EEUU tiene otras prioridades

x Iliá Krámnik    

El programa militar del régimen estadounidense reconoce problemas estructurales y busca negociar un segundo puesto ante un eventual debilitamiento

EEUU acaba de presentar su nueva estrategia militar. El documento que reemplaza la estrategia aprobada en 2004, ha sufrido cambios bastante importantes.

Ante todo, se cambió el objetivo de la estrategia. El documento de 2004 estaba basado en la defensa del territorio de EEUU de una hipotética agresión y establecía que el Ejército estadounidense no puede estar en inferioridad a ningún otro ejército del mundo.

Según la nueva doctrina, la tarea principal de EEUU es reforzar la cooperación con sus aliados extranjeros. Hoy en día, se considera que la participación en coaliciones internacionales es garantía de seguridad en el mundo contemporáneo.

A pesar del anunciado compromiso de formar coaliciones, EEUU se reserva el derecho a actuar de manera independiente si es necesario.

Entre otros objetivos mencionados en el documento, se plantea fortalecer la seguridad internacional y regional, contrarrestar el "extremismo", disuadir una potencial agresión y formar las “Fuerzas Armadas del Futuro”.

Además, el documento hace énfasis en que Estados Unidos busca avanzar hacia un mundo libre de armas nucleares.

Amenazas y aliados

El "terrorismo internacional" sigue considerándose como la amenaza principal a la seguridad de EEUU. Esta amenaza determina los objetivos estratégicos que abarcan la lucha contra la red terrorista Al Qaeda y sus aliados que actúan, ante todo, en Afganistán y Pakistán.

La nueva estrategia militar de EEUU menciona a Rusia tan sólo una vez, en el contexto de señalar la necesidad de reforzar la cooperación ruso-estadounidense. Washington va a “fomentar el diálogo con Rusia y la relación entre ambos Ejércitos, basándose en los avances logrados en materia del recorte de armas estratégicas ofensivas”, destaca el documento.

EEUU también manifiesta el deseo de “cooperar (con Rusia) en la lucha antiterrorista, la no proliferación (nuclear), el espacio y la defensa antimisil” y la invita a “desempeñar un papel más activo para preservar la seguridad en el Asia”.

La nueva estrategia militar de EEUU dedica una atención especial a China. EEUU reconoce la creciente importancia de China en Asia y tiene intenciones de desarrollar la cooperación con el el Imperio Celeste con el fin de conseguir la comprensión mutua y estabilizar de forma conjunta la situación en la península de Corea. Además, el documento constata que las dimensiones del programa militar de China representa una amenaza potencial a la "seguridad" en Asia y que Washington está dispuesto a prestar apoyo a sus aliados para contrarrestar cualquier actividad que amenace afectar las actuales "relaciones económicas internacionales".

Analizando el texto

¿Qué conclusiones se puede sacar del texto de la nueva estrategia militar estadounidense? EEUU, de facto, reconoció que había dejado de ser el líder global capaz de definir la arquitectura de la seguridad internacional y la jerarquía de los países en este sistema.

EEUU no pudo soportar el peso tomado en los 90. Así las cosas, el fortalecimiento de relaciones con los socios extranjeros fue una reacción natural de Washington a los problemas que afrontó en el Oriente Próximo y Asia Central.

Sea como sea, EEUU sigue y seguirá siendo durante mucho tiempo la potencia militar más fuerte en el mundo. Pero hoy en día, no sólo EEUU controla la situación, lo que ha aumentado el riesgo de la "desestabilización".

Las amenazas a la seguridad internacional siguen existiendo y aún crecen a pesar de que la Guerra Fría formalmente terminó. Los numerosos conflictos locales y procesos políticos que suceden en varios países del Tercer Mundo tienen una repercusión más y más negativa en la seguridad de los países líderes globales, incluido EEUU.

El crecimiento drástico de la influencia y capacidades de China que, en un futuro previsible, puede afectar los intereses de EEUU en la región del Asia-Pacífico mucho más que cualquier otro país desde el colapso de la URSS.

En estas condiciones, fue natural que EEUU haya cambiado de prioridades. Ahora queda una cuestión crucial. ¿Es capaz la actual administración estadounidense de hacer realidad las condiciones anunciadas en la estrategia?

No es un secreto que tanto en EEUU como en Rusia las personas que se guían por los estereotipos de la época de la Guerra Fría gozan de gran influencia y sus acciones, por ejemplo, acerca de Rusia, no están dirigidas a conseguir la comprensión mutua y fomentar la cooperación sino a su aislamiento del proceso de la toma de decisiones a nivel internacional.

La nueva doctrina militar que muestra que el gobierno de EEUU, en general, y el Departamento militar estadounidense, en particular, entienden la coyuntura mundial, tendrá valor sólo en el caso de que sea llevada a cabo por los que realmente creen en los valores definidos en el documento.

Durante los próximos dos años, la nueva estrategia estadounidense pasará una serie de pruebas. ¿Podrá el documento sobrevivir las elecciones en EEUU y cómo el compromiso de fomentar la cooperación será realizado? Es importante también la disposición de encontrar fórmulas de compromiso en cuestiones controvertibles.

En caso de un posible fracaso, se podrá hacer constar que la estrategia militar de EEUU de 2011 se convertirá en otro documento declarativo.

Ria Novosti / La Haine

 

{
}
{
}

Deja tu comentario La nueva estrategia militar de EEUU tiene otras prioridades

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre