Avisar de contenido inadecuado

Marx hoy

{
}

Marx hoy
A 200 años del nacimiento de Karl Heinrich Marx

“La totalidad de su visión en cuanto totalidad, se impone en cada detalle y es precisamente la fuente del atractivo intelectual que Marx ejerce sobre todo aquel que estudia su obra, amigo o enemigo” [J. Schumpeter, Historia del análisis económico, Barcelona, Ariel, 1982, 2ª ed., pp. 438-439].

“El aparato psíquico de los ciudadanos del estado revolucionario no deja de ser un enclave de la burguesía y desde allí acecha el peligro permanente del retorno al pasado de la explotación de clase”. (Nestor A. Brunstein)

 TAGS:undefined

“La toma del poder político y la transformación revolucionaria de las relaciones de producción en la instancia ideológica. Cimentándose en esta perspectiva se encararía la transformación de los aparatos ideológicos del estado, especialmente la familia, la escuela y los medios de difusión de masas que pasarían a ser instrumentos de denuncia de todas las formas de violencia simbólica o real empleadas para lograr la sujetación”. (Nestor A. Brunstein, psicología ideología y ciencia).

Marx nace y muere todos los días, desde su aparición la burguesía ha hecho lo más extremo para enterrarlo definitivamente y no han podido, en los últimos 150 años --desde la aparición del manifiesto del partido comunista en 1848-, han pretendido matarlo, por ello afirmo que lo matan todos los días, pero, a la vez resucita todos los días.
En la medida en que la humanidad se encamine por el sendero del capitalismo y no llegue a un estadio de alto desarrollo cultural que le permita concretar la revolución, el, Marx, seguirá viviendo en la mente y en la práctica de millones de personas que buscan entender cómo funciona el capitalismo, en el proceso histórico de la humanidad, cómo hacer para insertarse en la lucha por transformar la sociedad, a fin de llegar a ese deseo fundamental de toda persona, y, por ende de toda la sociedad, la felicidad y la calidad de vida, sin que haya explotación del hombre por el hombre, sin apropiación, sin saqueos, sin guerras, sin imperios e imperialismos, sin la fuerza del dueño del capital, que utilizan la superestructura cultural para permanecer en la sociedad y guiar a esta hacia un derrotero de destrucción y muerte.

En la retorica anti Marx, la superestructura del capitalismo, se llena de adjetivos calificativos de su modelo como lo mejor que ha tenido el hombre, pero en la práctica real no han podido satisfacer necesidades básicas de millones de seres que siguen en su perenne penuria.

“El marxismo no niega, sino que por el contrario afirma el papel de la voluntad individual y colectiva en su más vasto alcance de los factores humanos a partir del conocimiento de la realidad, y, por tanto del papel de la cultura”. (Armando Hard, Marx y Engels en la condición humana).

Marx profundiza sobre el papel del individuo político y la política como elementos que inciden totalmente en la sociedad en los procesos históricos, -escribe Marx- “El ser humano es, en el sentido más literal del término (...), animal político, no sólo un animal social, sino además un animal que sólo se puede aislar en sociedad. La producción del individuo aislado al margen de la sociedad -una rareza que bien puede ocurrirle a un individuo civilizado, que posee en sí ya dinámicamente las fuerzas de la sociedad, cuando se extravía casualmente en una comarca salvaje- es algo tan absurdo como el desarrollo del lenguaje sin individuos que vivan juntos y hablen entre sí”. La masa social es un condicionante en el desarrollo del modo de producción, y esta, influye decisivamente en ella.

La visión de la economía, es histórica, en Marx, no es eterno, no es inmutable, es relativo, todo se mueve, todo cambia, o sea no existe lo absoluto como pretenden los intelectuales del sistema, presentar el modo de producción capitalista, al respecto Engels dice lo siguiente, “La economía política, fundamentalmente, es una ciencia histórica; su materia es histórica, es decir, perpetuamente sometida al mudar y estudia, desde luego, las leyes particulares de cada fase de la evolución de la producción y el cambio, y sólo al término de su indagación podrá formular un reducido número de leyes enteramente generales, verdaderas para la producción y el cambio como tales”. (Fuente: Engels Federico, Anti-Durhing).

Marx centra su análisis en la primacía de la producción sobre las demás fases del proceso (circulación, distribución, consumo), precisamente porque es en las relaciones de producción donde tiene su origen la explotación capitalista.

Aquí me permito incluir lo que considero fundamental para entender la revolución francista en el Paraguay, mucho antes que apareciese el Manifiesto del Partido Comunista, y que Marx haya desarrollado sus teorías económicas, José Gaspar de Francia tenía un concepto revolucionario del funcionamiento de la economía y del valor trabajo, así lo destaca Richard Alan White; “Con la eliminación de la oligarquía como la fuerza nacional dominante, Francia pudo evitar este dilema al no basar el comercio internacional en los precios del mercado libre, o según sus propias palabras, “con concepto a determinados valores”. Aunque los precios de las mercaderías importadas eran ciertamente un factor, la clásica función del mercado capitalista de trocar mercaderías sobre la base de sus precios, ejerció sólo mínima influencia. Francia no permitio que los terminos del comercio paraguayo fueran determinados por los precios de mercado regional o mundial. En cambio, organizo el trueque de los productos nativos del paraguay como “el producto de su trabajo– sobre la base de su costo de producción real, o valor trabajo, en relación con la utilidad, o valor de uso, de las importaciones”. (Fuente: La primera revolución radical de América, Richard Allan White, ediciones la República, Asunción, Paraguay).

Teoría del valor trabajo

La teoría del valor es una categoría principal en el desarrollo económico de Marx, es la demostración del complejo productivo de generar valor de uso y de cambio en el conjunto de la economía, como fuente del desarrollo, y la acción del hombre, en la transformación de la materia prima para producir mercancías, que satisfagan una necesidad concreta en el complejo mundo social y el valor que esta encierra en su proceso de elaboración y la explotación del obrero o del campesino por las fuerzas que dominan el modelo de producción.

El valor de uso está determinado por la cantidad de trabajo socialmente necesario. La teoría del valor-trabajo afirma, por tanto, que el valor de las mercancías está determinado por la cantidad de trabajo incorporado a ellas, que se mide en términos de tiempo empleado por los trabajadores.

El trabajo como diferenciador del Hombre y la Naturaleza. El valor se despliega históricamente a través de una serie de formas, que se inician con la forma simple (mercancía por mercancía, M-M) trueque, hasta llegar a la formula de M-D-M, (mercancía, dinero, mercancía) aquí aparece una nueva mercancía, que se volverá fundamental en el intercambio comercial y el desarrollo del modelo de producción, el dinero.

El dinero es el equivalente general del valor de cambio y de fijación de medios de pago y puede ser atesorado (acumular), el dinero facilita la circulación de las mercancías, pero no implica una relación entre objeto, sino mas bien es una relación social, materializada en esta mercancía, el dinero.

EL Plusvalor

La modalidad característica de funcionamiento del dinero como equivalente general en la circulación mercantil, como ya señalamos, reviste la fórmula M-D-M (mercancía-dinero-mercancía); es decir, venta de una mercancía por dinero y compra de una nueva mercancía, que presta servicios de valor de uso, con el dinero adquirido.

Pero la fórmula general del capital, de la conversión de dinero en capital, es D-M-D, en la cual el dinero sirve para adquirir mercancías que luego volverán a transformarse en dinero, tras una venta posterior.

M-D-M refleja la circulación mercantil simple; D-M-D, la circulación del dinero como capital. Obviamente, en la fórmula segunda, el dinero que se retira al final del proceso no puede ser el mismo que el que se pone al principio.

El dinero impuesto sirve para adquirir mercancías que, mediante un proceso de valorización, devuelvan mayor cantidad de dinero. Por tanto la fórmula correcta sería realmente D-M-D’, siendo D’ cuantitativamente superior a D. El incremento obtenido en este proceso (D’-D) es la plusvalía o plusvalor, que acompaña, por tanto, a la conversión del dinero en capital.

En la circulación, globalmente considerada, se produce un intercambio de equivalentes: “La transformación del dinero en capital ha de desarrollarse sobre la base de las leyes inmanentes al intercambio de mercancías, de tal modo que el intercambio de equivalentes sirva como punto de partida”. Transformación del dinero en capital. La plusvalía.

Ese valor adicional, la parte del trabajo que no ha sido pagada por el capitalista pero de la que se apropia, es la plusvalía, obtenida por tanto en el proceso de producción y realizada luego en el intercambio de equivalentes: “El valor de una mercancía se determina por la cantidad total de trabajo contenido en ella. Pero una parte de esa cantidad de trabajo se materializa en un valor por el que se paga un equivalente en forma de salario, mientras que otra parte toma cuerpo en un valor por el que no se paga equivalente alguno; una parte es trabajo no retribuido”.

Por tanto, si el capitalista vende la mercancía por su valor, es decir, como cristalización de la cantidad total de trabajo empleado en ella, necesariamente tiene que venderla con ganancia. No vende solamente lo que le ha costado un equivalente, sino que vende también lo que no le ha costado nada, aunque haya pagado el trabajo de su obrero. Lo que la mercancía le cuesta al capitalista y su costo real son dos cosas distintas. Repito, por tanto, que la ganancia normal y media se obtiene vendiendo las mercancías, no por más de lo que valen, sino por sus valores reales” (Marx, Salario, precio y ganancia).

“La renta del suelo, el interés y el beneficio industrial no son más que otros tantos nombres distintos para designar las distintas partes de la plusvalía, de la mercancía o del trabajo no retribuido materializado en ella. No nacen de la tierra como tal o del capital en cuanto tal, sino que la tierra y el capital permiten a sus propietarios reclamar las partes respectivas que le corresponden en la plusvalía estrujada al obrero por el capitalista industrial.

Para el obrero mismo, tiene una importancia secundaria el hecho de que aquella plusvalía que es el fruto de su plustrabajo o trabajo no retribuido, se la embolse íntegramente el capitalista industrial o que éste tenga que ceder a otros algunas partes de ella bajo el nombre de renta o interés”. (Marx: Salario, precio y ganancia).

“Para que perdure esta relación es necesario que el poseedor de la fuerza [Marx; Salario, de trabajo la venda siempre por un tiempo determinado, y nada más, ya que si la vende toda junta, de una vez para siempre, se vende a sí mismo, se transforma de hombre libre en esclavo, de poseedor de mercancía en simple mercancía. Como persona tiene que comportarse constantemente con respecto a su fuerza de trabajo como con respecto a su propiedad, y por tanto a su propia mercancía, y únicamente está en condiciones de hacer eso en la medida en que la pone a disposición del comprador -se la cede para el consumo- sólo transitoriamente, por un lapso determinado, no renunciando, por tanto, con su enajenación, a su propiedad sobre ella” (El Capital, tomo I).

En síntesis la formula es:

La cuota de plusvalía (p’) es, pues, la relación existente en plusvalía (p) y capital variable (v) p’=p/v= plusvalía/ valor de la fuerza de trabajo = trabajo excedente / trabajo necesario.

En cambio la cuota de ganancia (g’), es el beneficio que obtiene el capitalista, en relación con el capital invertido, no se considera la explotación, solo es considerado los medios de producción y la fuerza de trabajo, es la relación entre plusvalía obtenida y capital total invertido (constante+variable) g’=p/(c+v).

El fin de la historia

Hegel proclama en 1806 que la historia llego a su fin, pues la derrota definitiva de la monarquía europea en manos de Napoleón, era el inicio de un nuevo paradigma en la política mundial, la batalla de Jena (14 de octubre de 1806, derrota de Prusia) es el fin de la historia para Hegel, pues el principio de la revolución francesa libertad, igualdad y fraternidad se posicionaba en toda Europa.

Esto se replicó después en el planteamiento de un filósofo que pasó desapercibido para la mayoría, de nombre Kojeve, en 1945, en plena guerra fría, plantea el fin de la historia desde la perspectiva de la filosofía hegeliana.

Este planteamiento fue replicado por el mediocre Fukuyama intentando matar la filosofía Marxista y enterrarlo definitivamente para que el neo liberalismo se convierta en la fuente principal del desarrollo social, económico y cultural, llevando al extremo la explotación del hombre por el hombre.

"Mientras la historia dura, un filósofo no puede actuar en la historia, pero como la historia ha terminado, el filósofo puede muy bien participar en la gestión de los asuntos” escribe Alexandre Kojève, (28 de abril de 1902 – 4 de junio de 1968) quien es considerado como un marxista de derecha.

La historia no ha muerto, Marx no ha muerto, está más vivo que nunca, es la fuente de las luchas por las conquistas de la humanidad y su valor teórico y práctico, es el arma cultural de todos los trabajadores en la construcción de la revolución comunista y la humanización de la sociedad.

 TAGS:undefined

La ética Marxista

El marxismo centra su ética en el humanismo solidario, como clase que tiene un papel en la historia, de ser sujetos que accionan por la transformación revolucionaria, desechando la violencia de la explotación del hombre por el hombre. Es profundamente humanista, la humanidad es el eje del socialismo científico.

Los errores o las interpretaciones dogmaticas son productos del atraso cultural de los hombres que representan un complejo de ideas en lucha por la revolución, y la fuerza del capital que utilizan todas las vías para destruir la revolución.

En esta ética de los valores humanistas y los valores mercantilistas de la violencia individualista, que se anteponen, que confrontan, que luchan, se dan las desviaciones entre los revolucionarios llegando a autoritarismos, personalismos, anarquismo, individualismo anarco-liberaloide, olvidándose la ética de la comunidad, como el valor fundamental del salto revolucionario, que debe conducir a la etapa superior de la cultura, que es el comunismo.

Las experiencias son fuentes de aprendizajes, no se puede asumir -esas experiencias sin las criticas- en su totalidad absoluta, hay que hacer un inventario (critica), para asumir los errores y destacar los aciertos.

Los procesos históricos, son esos, procesos, que se van reajustando conforme a las circunstancias generadas por los protagonistas, lo que no se debe hacer, y se ha hecho, es absolutizar la retorica revolucionaria para ocultar el accionar del manejo autoritario, en algunos casos hasta criminal, haciendo que el enemigo cuente con armas más que suficientes para descalificar a los procesos revolucionarios.

Es fundamental que la ética humanista sea el norte del desarrollo de la conquista revolucionaria. 

Conclusión

Marx hoy, está más vigente, y seguirá por los siglos, al decir de Jean Paul Sartre es la filosofía-ideología insuperable de la modernidad.

Siempre habrá intentos de descalificar a una teoría y practica que es antagónico al modelo de producción capitalista que destruye la humanidad, y engendra masas alienadas, en su individualidad de hombre masa abandonado a su locura, de ser y no ser, lo que “publicitariamente” han atrofiado en su mente.

Es la cultura de la soledad, es el hombre masa sin ideología, que es su ideología, un nómada que está en constante marcha sin meta final, es el otro anónimo

El marxismo es la vía de la revolución mundial, es la fuente ineluctable de la etapa avanzada de la cultura de todos los trabajadores del campo y la ciudad, …“es la forma del proceso social de vida, o lo que es lo mismo el proceso social de producción, sólo se despojara de su halo místico (implicaciones del fetichismo) cuando ese proceso sea obra de hombres libremente socializados y puesto bajo su mando consciente y racional. Mas para ello habrá de contar con una base material o con una serie de condiciones de existencia, que son a su vez fruto natural de una penosa y larga evolución”. (Karl Marx)

La salida es el control consciente de los medios de producción por el hombre, en la versión de ambos géneros (masculino-femenino), lo que exige una nueva base material de la sociedad, de la que surge una nueva conciencia, “un nuevo hombre”.

Miguel Ríos
5 de mayo de 2018 - Alto Paraná, Paraguay

{
}

Álbum de fotos de Marx hoy

2 de 2

Ver fotos de Marx hoy

{
}

Deja tu comentario Marx hoy

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre