Avisar de contenido inadecuado

Marx y Aristóteles

{
}

MARX Y ARISTÓTELES.
“La forma equivalencial”.


Escribe Marx: “Ante todo, Aristóteles dice claramente que la forma-dinero de la mercancía no hace más que desarrollar la forma simple del valor, o lo que es lo mismo, la expresión del valor de una mercancía en otra cualquiera. He aquí sus palabras:


“5 lechos = 1 casa, no se distingue de 5 lechos = tanto o cuánto dinero” (*)

 TAGS:undefined
Aristóteles advierte, además, que la relación de valor en que esta expresión de valor se contiene es, a su vez, una relación condicionada, pues la casa se equipara cualitativamente a los lechos, y si no mediase alguna igualdad sustancial, estos objetos corporalmente distintos no podrían relacionarse entre sí como magnitudes conmensurables. “El cambio –dice Aristóteles- no podría existir sin la igualdad, ni ésta sin la conmensurabilidad”. Más al llegar aquí, se detiene y renuncia a seguir analizando la forma del valor. “Pero en rigor -añade- es imposible que objetos tan distintos sean conmensurables”, es decir, cualitativamente iguales. Esta equiparación tiene que ser necesariamente algo ajeno a la verdadera naturaleza de las cosas, y por tanto un simple “recurso para salir del paso ante las necesidades de la práctica”.


El propio Aristóteles nos dice, pues, en qué tropieza al llevar adelante su análisis: tropieza en la carencia de un concepto del valor. ¿Dónde está lo igual, la sustancia común que representa la casa respecto a los lechos, en la expresión del valor de éstos? Semejante sustancia “no puede existir, en rigor”, dice Aristóteles. ¿Por qué? La casa representa respecto a los lechos un algo igual en la medida en que representa aquello que hay realmente de igual en ambos objetos, a saber: trabajo humano.


Aristóteles no podía descifrar por sí mismo, analizando la forma del valor, el hecho de que en la forma de los valores de las mercancías todos los trabajos se expresan como trabajo humano igual, y por tanto como equivalentes, porque la sociedad griega estaba basada en el trabajo de los esclavos y tenía por tanto, como base natural la desigualdad entre los hombres y sus fuerzas de trabajo.

 TAGS:undefined

El secreto de la expresión de valor, la igualdad y equiparación de valor de todos los trabajos, en cuanto son y por el hecho de ser todos ellos trabajo humano en general, sólo podía ser descubierto a partir del momento en que la idea de la igualdad humana poseyese la firmeza de un prejuicio popular. Y para esto era necesario llegar a una sociedad como la actual, en que la forma-mercancía es la forma general que revisten los productos del trabajo, en que, por lo tanto, la relación social preponderante es la relación de unos hombres con otros como poseedores de mercancías.

Lo que acredita precisamente el genio de Aristóteles es el haber descubierto en la expresión de valor de las mercancías, una relación de igualdad. Fue la limitación histórica de la sociedad de su tiempo, la que le impidió desentrañar en qué consistía, “en rigor”, esta relación de igualdad".


El Capital, tomo I, pp. 26-28, Editorial Nacional de Cuba, La Habana, 1962. (Los subrayados son de Marx)

 

{
}

Álbum de fotos de Marx y Aristóteles

2 de 2

Ver fotos de Marx y Aristóteles

{
}

Deja tu comentario Marx y Aristóteles

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre