Avisar de contenido inadecuado

Libia y la época de la reconquista imperialista

{
}

30/3/2011

Libia y la época de la reconquista imperialista

por Fred Goldstein    

El hecho de que la "rebelión" recibiera titulares positivos y ferozmente hostiles al gobierno libio, debió haber puesto en guardia al movimiento anti-imperialista

De cualquiera de las formas en que hubiera comenzado la rebelión en Libia, era inevitable y totalmente previsible que pronto se convertiría en una apertura para la intervención imperialista y la contrarrevolución en este país rico en petróleo del norte de África.

El hecho de que la "rebelión" recibió grandes titulares positivos y ferozmente hostiles al gobierno de Muamar Gaddafi desde el principio, debió haber sido suficiente para poner a todo el movimiento anti-imperialista en guardia. La propaganda estándar de las "masacres" sin la más mínima prueba, se repitió como si fuera la verdad del evangelio. Eso debió haber sido una evidencia más de los planes de intervención del "gran poder" ("grande" en su opresión, como Vladimir Lenin señaló hace tiempo.)

Las condenas eran particularmente hipócritas viniendo de la boca de las mismas potencias imperialistas que han estado masacrando a los pueblos oprimidos en todos los continentes desde los albores del colonialismo - desde el comercio de esclavos/as en África, la crueldad de los conquistadores en América del Sur, del genocidio de los pueblos indígenas en los EE.UU., la colonización de la India, hasta las campañas actuales contra el pueblo palestino en Gaza, las masacres de civiles en Afganistán y Pakistán por los aviones no tripulados tipo ‘Predator’, y ni hablar de la total destrucción de la sociedad iraquí y el asesinato en masa de civiles.

Ha habido numerosas rebeliones y muchas masacres documentadas de civiles desarmados en los últimos meses que no han incitado la acción militar de las potencias imperialistas. ¿Es acaso concebible que Washington hubiera cabildeado o le hubiera torcido el brazo a la Liga Árabe para que proporcionara una cubierta para la intervención de EE.UU. en apoyo a los manifestantes en Yemen, Bahréin, Arabia Saudí o Jordania? No, porque estas han sido genuinas rebeliones contra los regímenes autocráticos que han sido respaldados por la Casa Blanca y el Pentágono.

No se hicieron campañas para conseguir resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que autorizaran una acción militar en ninguno de estos países. Ni portaaviones, ni submarinos nucleares, ni buques de misiles, ni aviones AWACS ó satélites espías, etc. se colocaron en posición para apoyar estos verdaderos levantamientos populares contra las apolilladas monarquías reaccionarias que protegen los intereses de EE.UU. y las compañías petroleras occidentales, así como a la posición estratégica del Pentágono en la región del Golfo Pérsico.

Bush, Obama y el ‘cambio de régimen’

El hecho es que la administración Obama, los británicos y los franceses han puesto a Libia en la lista del "eje del mal" iniciada por George W. Bush en su infame declaración del Estado de la Unión del 2002, donde destacó que Irak, Irán y la República Popular Democrática de Corea son objetivos de "cambio de régimen." Eso es lo que significa "Gaddafi debe irse".

Lo que estos tres países tienen en común es que todos ellos expulsaron al imperialismo de su país durante el surgimiento del campo socialista y los movimientos de liberación nacional después de la Segunda Guerra Mundial. Eran parte de un movimiento mundial que luchó por establecer la independencia económica y política fuera de los bancos transnacionales, las corporaciones y el Pentágono.

Libia cae directamente en esa categoría después de haber derrocado el títere rey Idris y botado el imperialismo en 1969 bajo la dirección del coronel Muamar Gaddafi. La revolución de Libia, al igual que las revoluciones en Irak en 1958 e Irán en 1979, nacionalizó las compañías petroleras occidentales y cerró las bases militares imperialistas. El hecho de que después Gaddafi se acercara más al Oeste, abriendo su país a las compañías petroleras e imponiendo programas de austeridad dictados por el Fondo Monetario Internacional, no es lo suficiente para satisfacer el apetito voraz por ganancias de las corporaciones. Ellos quieren tener absolutamente todo el país.

Libia y la época de la reconquista

La invasión de Libia es parte de una tendencia a largo plazo por parte de los países imperialistas que comenzó con el colapso de la URSS y la Europa Oriental en 1989 -- 1991. Esa tendencia es la reconquista de territorios y riquezas perdidas durante el auge del campo socialista y los movimientos de liberación nacional del siglo 20.

De eso se trata la intervención en Libia. Eso es lo que explica las dos guerras en Irak. Y eso es lo que también explica las permanentes amenazas a Irán y Corea del Norte, por no mencionar el bloqueo permanente de Cuba, el cerco militar de China y el intento de destruir el gobierno de Robert Mugabe en Zimbabwe.

En otras palabras, el derecho a la soberanía nacional, la autodeterminación y la autodefensa de los países anteriormente oprimidos es obsoleto, de acuerdo con la doctrina del Nuevo Orden Mundial.

La disparatada aventura en Libia, dirigida por Washington y apoyada por Gran Bretaña y Francia, demuestra una vez más que la guerra y el militarismo son una característica integral del imperialismo y del sistema de capitalismo monopólico sobre el cual está fundamentado.

Durante la primera mitad del siglo XX, la guerra imperialista estaba impulsada por la rivalidad inter-imperialista y la lucha sobre cuál país sería el que saquearía los pueblos coloniales. Durante la segunda parte del siglo XX, la guerra y las amenazas de guerra estaban dirigidas por la lucha del imperialismo contra el campo socialista y los movimientos de liberación nacional —la Guerra Fría.

Ahora, la tendencia permanente del imperialismo hacia la guerra y el militarismo está conducida por el impulso de reconquistar los territorios perdidos en ese período.

El imperialismo y la guerra permanente

El imperialismo estadounidense tiene ahora dos guerras y una enorme ocupación pos-guerra simultáneamente -- en Afganistán, Libia e Irak. Ha hecho del noreste de Pakistán una zona libre para los aviones teledirigidos tipo Predator. Desde el colapso de la Unión Soviética y Europa del Este en 1989-1991, ha lanzado cinco guerras de conquista -- dos veces en Irak, en Yugoslavia en 1999, en Afganistán en 2001, y ahora en Libia.

Ha amenazado con otras dos guerras -- una contra Irán y la otra contra la República Popular Democrática de Corea. Tropas estadounidenses han estado en guerra continuamente durante la última década.

Washington tiene cinco portaaviones, cada uno acompañado por una flotilla de 10 destructores, fragatas y otros buques de guerra en el Mediterráneo y en el Mar Rojo alrededor de Libia. Los imperialistas franceses e italianos también tienen cada uno un portaaviones en la zona.

El mundo imperialista completo, con un producto nacional bruto combinado de más de $20 millones de millones, una población combinada de casi mil millones de personas, y una maquinaria militar combinada por valor de al menos $2 millones de millones, se ha abalanzado sobre Libia -- un país en vías de desarrollo con 6 millones de personas, que fue una colonia, con una economía de alrededor de $40 mil millones, y que no tiene la capacidad de defenderse militarmente contra la fuerza devastadora que está arremetiéndole.

Los gobiernos capitalistas francés y británico estaban clamoreando por una zona de exclusión como pretexto para intervenir y proteger sus intereses de petróleo. Pero no fue hasta que Washington se involucró, forzando a la Liga Árabe y al Consejo de Seguridad de la ONU a acceder, y hasta que movió su flotilla militar y su fuerza aérea en posición, que el ataque pudo comenzar.

La clase trabajadora entra en el movimiento anti-guerra

Estas guerras han costado millones de millones de dólares. Están desgastando la fundación económica de la sociedad capitalista estadounidense e imponiendo un costo enorme a los/as trabajadores/as, a los/as pobres y a los/as oprimidos/as, que pagan por las guerras con sus impuestos y también con la pérdida de vitales servicios sociales.

Este lanzamiento de una nueva guerra viene en medio de una crisis económica profunda, una recuperación sin empleos, un desempleo masivo creciente, y una rebelión incipiente de la clase trabajadora, la cual se ha manifestado en la lucha en Wisconsin contra los ataques a los sindicatos y contra los presupuestos de austeridad.

El 19 de marzo una masiva manifestación contra la guerra tuvo lugar en Madison, Wisconsin, a la que acudieron miles de miembros/as de sindicatos y sus seguidores en un esfuerzo unitario con el movimiento anti-guerra. Éste es un paso hacia adelante en los Estados Unidos en la dirección de dar al movimiento anti-guerra un carácter de clase trabajadora.

Al multiplicarse las guerras y los ataques contra los/as trabajadores/as se hacen más severos, una rebelión genuina de la clase trabajadora entrará en la agenda. La clase trabajadora es la única clase que puede acabar con las guerras imperialistas.

www.workers.org

 

{
}
{
}

Comentarios Libia y la época de la reconquista imperialista

[...]día alcanzarlos. No había una organización política seria del proletariado, ni fuertes sindicatos, ni sociedades cooperativas… Libia y la época de la reconquista imperialista Fred Goldstein – Workers World, vía Albus1 (…) La invasión de Libia es parte de una tendencia a largo plazo por parte de los países imperialistas que comenzó con el colapso de la URSS y la Europa Oriental en 1989 — 1991. Esa tendencia es la reconquista de territorios y riquezas perdidas durante el auge del campo socialista y los movimientos de liberación nacional del[...]
[...]eria del proletariado, ni fuertes sindicatos, ni sociedades cooperativas… Libia y la época de la reconquista imperialista: http://partidocomunistadelparaguay.obolog.com/libia-epoca-reconquista-imperialista-1185427 Fred Goldstein – Workers World, vía Albus1 (…) La invasión de Libia es parte de una tendencia a largo plazo por parte de los países imperialistas que comenzó con el colapso de la URSS y la Europa Oriental en 1989 — 1991. Esa tendencia es la reconquista de territorios y riquezas perdidas durante el auge[...]

Deja tu comentario Libia y la época de la reconquista imperialista

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre