Avisar de contenido inadecuado

¿Es el internacionalismo una utopía?

{
}

¿Es el internacionalismo una utopía?

por Andoni Baserrigorri

Me temo que si el Che estuviese vivo y se le hubiese ocurrido refugiarse de la represión en Venezuela, quizás ahora compartiese celda con Julián Conrado o Asier Goñi.

A nadie se le escapa, que entre los principios irrenunciable de cualquier persona, colectivo, partido, movimiento o gobierno que se reclame revolucionaria o marxista es el del internacionalismo.

El internacionalismo es la ternura de los pueblos dijo el Che Guevara, el internacionalismo es el alma de las revoluciones y quizás sea la cualidad más hermosa de cualquier revolucionario o revolucionaria. Hemos mencionado al Che Guevara y no ha sido por casualidad. Todas las tendencias políticas del marxismo y de los movimientos revolucionarios le reclaman y hacen gala de su imagen. No cabe ninguna duda que si ello es así, no es porque fuese argentino, sino porque siendo argentino, peleó en Cuba, África y murió por Bolivia.

El Che representa lo mejor de un comunista, es el hombre que deja sus cargos en el estado cubano para emprender una nueva misión revolucionaria en América. No conozco Venezuela es una de mis grandes ambiciones, volver a cruzar el charco y ver la tierra de Bolívar, pero me consta por mucha gente conocida que sí ha estado y por cientos de imágenes que he visto en televisión e internet que la figura del Che Guevara, el guerrillero heroico es una de las más divulgadas y puestas por las calles de Caracas y otras ciudades de la republica bolivariana.

Pero viendo lo que veo, me temo que si el Che estuviese vivo y se le hubiese ocurrido refugiarse de la represión en Venezuela, quizás ahora compartiese celda con Julián Conrado o Asier Goñi, revolucionarios, pero presos en la tierra libre venezolana.

La desazón y la tristeza que ha ocasionado en Euskal Herria esta ultima detención de un refugiado vasco en Venezuela es directamente proporcional al nivel de entusiasmo con que Euskal Herria acogió la revolución bolivariana y la ilusión con la que decenas de vascas y vascos viajan allá a mostrar solidaridad y conocer la revolución.

O con la tristeza con que se recibió en tierra vasca la muerte, o quizás asesinato de Hugo Chávez. Históricamente se comprueba una y otra vez que el internacionalismo parece una utopía cuando pasas a ser gobierno. Triste pero es así. Los intereses de estado o la geopolítica no parecen llevarse bien con el internacionalismo. O quizás lo que es peor...oscuros intereses económicos a veces dan al traste con la imprescindible solidaridad internacionalista. Y deben saber quienes faltan a su deber internacionalista que hieren los mejores sentimientos de quienes nos reclamamos como revolucionarios.

Fue sangrante el reparto de Europa tras el final de la segunda guerra mundial en el cual los mejores comunistas de Grecia, Italia o Francia fueron abandonados a su suerte por una URSS más preocupada por preservar su espacio vital y sus fronteras y en llegar a acuerdos con el imperialismo. Y no aprendemos.

El imperialismo nunca cumple sus promesas, el imperialismo no tiene palabra ni dignidad, por mucho que le des, siempre esperará su oportunidad para apuñalarte. Fue sangrante cuando el FSLN nicaragüense de boca de Daniel Ortega, en una visita al estado español en los 80, repitió como un papagayo las tésis españolas sobre el conflicto vasco.

No aprendemos, el amigo de Nicaragua no era el estado sino quienes luchaban aquí por la libertad y el socialismo. Fue sangrante cuando la embajada de Cuba expulso a varios militantes vascos que acudieron allí a huir de la más que probable tortura y fueron entregados a la policía.

Es sangrante que Julián Conrado y varios colombianos más sigan en las cárceles de un estado, el venezolano, que se reclama socialista.

Como sangrante es que prosiga con su política de detenciones y hostigamiento contra ciudadanos vascos que allí residen. No aprendemos. Venezuela por detener vascos no va a lograr las simpatías del imperialismo ni este va a dejar de hostigarla. Venezuela, renunciando al imperialismo no va a gozar de las simpatías del estado español. A la primera que puedan, la apuñalarán.

Debe saber Maduro y los dirigentes revolucionarios venezolanos que renunciando al internacionalismo despojan a la revolución bolivariana de su alma mas querida, la ternura de los pueblos, la solidaridad y el saber pelear en cualquier lugar, en cualquier momento. Deben saber los dirigentes venezolanos que el socialismo que tratan de construir, estará incompleto si lo despojan del internacionalismo.

Y deben saber Maduro y los dirigentes venezolanos, que la revolución venezolana, pese a estos episodios contara con la solidaridad y el apoyo de los internacionalistas vascos. Porque nuestro apoyo y solidaridad es con el pueblo y su proyecto, no con este o aquel dirigente o partido. Venezuela Bolivariana sigue en nuestros corazones…

Tomado de la haine.org

{
}
{
}

Deja tu comentario ¿Es el internacionalismo una utopía?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre