Avisar de contenido inadecuado

El ingreso de Venezuela al Mercosur y su impacto geopolítico

{
}


El ingreso de Venezuela al Mercosur y su impacto geopolítico

Juan Manuel Karg

Rebelión

Con un acto realizado en Brasilia, quedó ayer formalizado el ingreso de la República Bolivariana de Venezuela como miembro pleno del MERCOSUR (Mercado Común del Sur), seis años después del pedido del gobierno de Chávez para integrar el bloque. La llegada de Venezuela al MERCOSUR –que ahora se convierte en la quinta economía a escala mundial- se da luego de la suspensión de Paraguay en el organismo, tras el golpe “institucional” llevado adelante por Federico Franco. Fue justamente el parlamento paraguayo que separó del Ejecutivo a Fernando Lugo el mismo que mantuvo trabado el ingreso de Venezuela al MERCOSUR durante años, luego de que los diputados y senadores de Uruguay, Argentina y Brasil votaran a favor del ingreso del mismo.  TAGS:

En el discurso de ayer de Hugo Chávez se encuentran algunas explicaciones de la potencialidad que este ingreso tiene para Venezuela. Al decir del presidente venezolano “uno de nuestros grandes objetivos es transformar el modelo económico nacional. A Venezuela le fue impuesto un modelo en los últimos cien años. Algunos lo llaman el modelo rentístico petrolero, otros el modelo monoproductor petrolero, otros la colonia petrolera, la factoría petrolera, pero bueno, ese es el papel que nos asignaron los poderes hegemónicos mundiales durante todo el Siglo XX. Y como siempre yo lo recuerdo: no hubo un solo gobierno en Venezuela, desde comienzos del Siglo XX hasta comienzos del Siglo XXI –es decir, en cien años-, que hubiese pretendido, de alguna manera, a veces incluso muy tímidamente, desarrollar un proyecto nacional, un proyecto independiente, que no fuese derrocado. Todos fueron derrocados, incluyendo nuestro gobierno, sólo que por tres días, gracias a la respuesta popular venezolana”.

El impacto geopolítico en la coyuntura de América Latina. 

En el ingreso de Venezuela al MERCOSUR, más allá del eje económico, hay un indudable impacto geopolítico que no debería pasar inadvertido para nadie, tras el reciente golpe “institucional” consumado en Paraguay, el golpe en Honduras en 2009, y los intentos recientes de desestabilización en Bolivia y Ecuador. En todos estos casos ha habido, por parte del imperialismo norteamericano, un marcado intento de retomar la iniciativa en Nuestra América luego de la derrota de Mar del Plata 2005, cuando los pueblos (y gobiernos, salvo excepciones) latinoamericanos frenaron el ALCA.

Producto de este “volver a la carga” que EEUU se ha autoimpuesto en su otrora “patio trasero”, se han dado en el continente una nueva serie de Tratados de Libre Comercio –Perú, Colombia y México, entre otros- , y un desembarco estremecedor de bases militares norteamericanas en nuestros territorios (así, por ejemplo, sólo 2 semanas después de perpetrado el golpe “institucional” en Paraguay, apareció la amenaza de colocar una nueva base militar estadounidense en territorio paraguayo, frente al “peligro” de Bolivia). 

Sin embargo, luego de consumada la farsa en Paraguay –con un “juicio político” express que no permitió la defensa de Lugo- EEUU, confiado, no llegó a preever lo que estaba por suceder en Mendoza. Paraguay era suspendido como miembro del MERCOSUR, y se anunciaba el ingreso próximo de Venezuela al bloque, lo que finalmente sucedió ayer en Brasilia. De esta forma, tal como afirma en una reciente nota de opinión el politólogo argentino Atilio Borón, la diplomacia norteamericana sufría una categórica derrota, sólo comparable a la de 2005 en Mar del Plata. El plan de Bush en su momento, y de Obama en la actualidad, consistía (y consiste) en aislar al gobierno de Hugo Chávez de cara al resto de los Jefes de Estado del continente, intentando desestabilizar a uno de los procesos de cambio más radicales a escala mundial.

Sobre integraciones: ALBA, UNASUR, CELAC, MERCOSUR 

Llegados a este punto, hay que aclarar que el MERCOSUR no es la panacéa del cambio social en Nuestra América ni mucho menos. De hecho, como bien afirma Borón, los acuerdos que originaron al tratado reflejaron la hegemonía ideológica del neoliberalismo en aquel entonces –la Declaración de Foz de Iguazú firmada por Raúl Alfonsín y José Sarney en 1985 y, años después, el Tratado de Asunción, fechado en 1991, dan cuenta de ello- . Sin embargo, también hay que decir que con la llegada de la oleada de gobiernos “post neoliberales”, y sobre todo con el despliegue del ALBA, UNASUR y, recientemente, CELAC, el MERCOSUR ha tenido que virar respecto a sus posiciones iniciales.

En este sentido, la llegada de Venezuela al bloque, no implica menosprecio alguno respecto al ALBA, UNASUR o CELAC. De hecho, durante el proceso de conformación de la CELAC, durante 2011, diversos analistas internacionales habían afirmado la cercanía del fin del ALBA como proyecto de integración, y su reemplazo por la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe, como superación a la misma. Esto jamás sucedió, porque Venezuela y Cuba, principales gestores de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, diferencian claramente alineamientos de índole táctica y estratégica. Así, se privilegia en la situación actual un avance objetivo como el que se ha dado ayer en Brasilia, sin dejar caer otros proyectos de integración con mayor radicalidad y confrontación con el capital, en momentos que la crisis internacional sacude al mundo entero.

Octubre y la unidad latinoamericana 

Las próximas elecciones en Venezuela serán de crucial importancia para el futuro de la integración de nuestro continente: un hipotético triunfo de Capriles en Octubre pondría en jaque las diversas instancias que los gobiernos post neoliberales se han dado de2005 aesta parte. Como contraparte, un nuevo triunfo de la Revolución Bolivariana –lo que se prevé en la mayor parte de las encuestas que se han hecho públicas- dotaría de vigorosidad (y radicalidad) a los mismos, colocando a Venezuela a la vanguardia indiscutida de la integración de nuestros países, en pos de desarrollar un efectivo desarrollo autónomo a nivel económico y político. 

A juzgar por lo acontecido en Brasilia ayer, el imperialismo no debería festejar de antemano.

{
}
{
}

Deja tu comentario El ingreso de Venezuela al Mercosur y su impacto geopolítico

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre