Avisar de contenido inadecuado

La crisis mundial y la economía brasileña

{
}

“La crisis mundial y la economía brasileña”: Rosa Maria Marques y Paulo Nakatani

El principal reto de este artículo es analizar si la economía brasileña cuenta con herramientas para hacer frente a una crisis en la escala mundial. En la primera parte, son reanalizados los aspectos más relevantes del funcionamiento del capitalismo de las últimas décadas, con énfasis en el papel desempeñado por el capital ficticio, y son recordados los
despliegues de la crisis en el momento actual. En la segunda y tercera partes, dedicadas al Brasil, son descritas las políticas contracíclicas realizadas por el gobierno brasileño en 2009 y discutido hasta qué punto el Brasil puede enfrentar, sin ayuda, una nueva retracción de la demanda y de la liquidez mundial. Entre otros aspectos es dada especial atención a la exposición de la economía al movimiento de los capitales con sus desdoblamientos, tanto en el cambio como en el balance de pagos y en las finanzas de las empresas.

Presentación

A diferencia de lo que ocurrió a finales de 2008 y comienzos de 20091, el gobierno Dilma considera que el agravamiento de la situación de la economía mundial puede tener consecuencias negativas para el Brasil y que es necesario construir un esfuerzo conjunto, principalmente de los países considerados como desarrollados, para evitar que la crisis se propague y golpee las diferentes naciones2 En este momento, inicio de octubre de 2011, las estimaciones indican que la economía estadounidense se enfría rápidamente, y que importantes bancos deese país tuvieron su capacidad de crédito reducida, como el Bank of América que pasó de A2 para Baa13 según Moody’s. La situación de la zona del euro se ve agravada por la falta de resolución de la deuda del estado griego y con las dificultades enfrentadas por los diferentes países, especialmente por Portugal, España e Italia. La crisis, aunque no tenga una fecha para suceder, es una certeza para todos aquellos que acompañan la evolución de la situación económica mundial. Esto no es una nueva crisis. Lo que estamos presenciando es el despliegue de una larga crisis experimentada por el capitalismo, pero se ha hecho más evidente en 2008/2009 porque esta vez había afectado más profundamente la economía mundial.

El principal objetivo de este artículo es analizar si la economía brasileña presenta condiciones para hacer frente a la crisis por todos esperada. Para eso en la primera parte, se presenta los rasgos más llamativos del capitalismo contemporáneo, especialmente el crecimiento y el papel determinante del capital ficticio en la determinación de las relaciones económicas y sociales. Aun en esta primera parte es revisto cómo las políticas asumidas por algunos gobiernos, especialmente por Estados Unidos y por los países de la zona del euro, fueron responsables por el mantenimiento y por la profundización de las contradicciones presentes en la crisis de 2008/2009.

En la segunda y tercera partes son analizadas las políticas contracíclicas realizadas por el gobierno Lula en 2009 y discutido hasta qué punto el Brasil está preparado para hacer frente a una nueva retracción de la demanda y de la liquidez mundial. Entre otros aspectos se presta especial atención a la exposición de la economía al movimiento de los capitales, con sus desdoblamientos, tanto en el cambio como en el balance de pagos y finanzas de las empresas.

1. La crisis en el capitalismo contemporáneo

La mayor parte de los medios de comunicación, algunos economistas y los principales líderes mundiales siguen considerando que la crisis actual del capitalismo, completamente evidenciada en 2008, es de naturaleza financiera, que ha contaminado el lado real de la economía y que la deuda europea y de los Estados Unidos se resuelven con recortes en los gastos públicos, principalmente del gasto social. Esa interpretación proviene de la no comprensión de la naturaleza del proceso experimentado por el capitalismo en las últimas décadas, cuando el capital a interés (también llamado capital financiero), pero, más particularmente en su forma de capital ficticio, llegó a estar en el centro de las relaciones sociales y económicas del mundo contemporáneo (Chesnais, 2005).

La posibilidad del capital a interés de asumir el liderazgo en la determinación de las relaciones económicas a consecuencia de las relaciones sociales, se manifestó desde que la moneda se tornó equivalente general. Es entonces cuando de una manera inversa, la moneda llega a ser vista como el propio valor y no más como su representación.

Cuando un grupo de capitalistas se dedicó a prestar dinero para los demás, el dinero, ahora como capital, asumió nueva propiedad, la de valorizarse, sin pasar como decía Marx, por las dificultades de la producción. El capital ficticio, como resultante del desdoblamiento de la forma capital a interés y como expresión de su forma más concreta, representa la forma más fetichizada y acabada del capital (Marx, 1980).

Así, la dominación del capital a interés, particularmente del capital ficticio, no constituye una distorsión o anomalía y sí el desarrollo lógico de la búsqueda de valoración del dicho capital; aunque constituya una valoración ficticia, sin contrapartida en producción de plusvalía y funcione de forma especulativa y parasitaria (Carcanholo y Nakatani, 1999).

Sin embargo esa valoración ficticia es bien real para aquellos que la disfrutan y por ello alientan su creciente expansión. Si la dominación financiera no constituye la tónica en todos los momentos del capitalismo es porque se pusieron obstáculos a su desarrollo, fruto de configuraciones históricas y económicas bien específicas. El ejemplo de ello fue el período de treinta años que siguió al final de la segunda guerra mundial. La crisis actual es por lo tanto, una crisis de capital y no una crisis provocada por una anomalía cualquiera, ni tampoco se debe a la desregulación, la codicia de los banqueros y especuladores o a la incapacidad de los gobiernos.

La crisis mundial y la economía brasileña

Texto preparado para la reunión de la Red de Estudios de la Economía Mundial (REDEM), el 13 y 14 de octubre de 2011 en Santiago de Chile.

 tomado de marxismo critico

{
}
{
}

Deja tu comentario La crisis mundial y la economía brasileña

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre