Avisar de contenido inadecuado

Carta desde Caaguazú

{
}

Carta desde Caaguazú

Nosotros; los participantes del noveno encuentro “por la paz mundial y contra el terrorismo de estado”, desde la ciudad de Caaguazú, Paraguay; emitimos esta carta, a la opinión pública nacional e internacional a fin de expresar, nuestro rechazo a la guerra implementada POR EL CAPITALISMO EN SU CENIT, contra los pueblos, que cuentan con recursos vitales para la permanencia del modelo de civilización, como el petróleo y los diversos recursos naturales.

Esta guerra contra los pueblos; se ejecutan de diversas maneras y en diferentes campos, acompañados del terrorismo como un arma pendiendo sobre la cabeza de los trabajadores urbanos y campesinos.

Los trabajadores urbanos y campesinos se entregan en cuerpo y consciencia en la construcción de un mundo, donde la razón humana PRIME POR SOBRE LOS INTERESES ESPECULATIVOS Y DE EXPLOTACION DE LA CIVILIZACION DEL PETROLEO.

En los momentos críticos es donde se manifiesta la fuerza de la consciencia de todos los trabajadores, y luchan por la construcción de la nueva cultura, que nos lleva ser protagonistas de nuestra historia, y hacer que el valor humano del pueblo, prevalezca por sobre la especulación y la DESTRUCCION DE LA NATURALEZA que ejecutan los agentes del modelo económico vigente.

El uso de los agro-tóxicos en los “bosques sojeros” es la patentización, -en nuestro país- del terrorismo económico en contra de los pueblos originarios, obligándolos a abandonar sus tierras y convertirse en parias.

La complejidad del mundo necesita de todo el sentido solidario del hombre/mujer, que por sobre eventuales intereses, debe luchar por mantener el principio moral que lo lleve a la construcción de la sociedad sin privilegios, sin guerras y sin terrorismo.

Finalmente, expresamos que lo más doloroso para la consciencia humana es ser víctima de la injusticia, y ante la misma, la batalla moral es la vía para encontrar el camino de la justicia y de la dignidad del ser humano. Nada es eterno en el universo y los imperios tampoco.

En cuanto los sentidos de la razón están más apremiados por la lógica de la guerra y la sin-razón  senil de la civilización del capital, la necesidad de la emancipación, nos obliga a ser más fuertes cada día en la lucha por un mundo sin guerras y sin terrorismo de estado.

Dado en Caaguazú, Paraguay a los 25 días del mes de septiembre del año dos mil once.

{
}
{
}

Deja tu comentario Carta desde Caaguazú

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre